Vida de una abeja obrera

Trabajos de la abeja obrera

Las funciones de la vida de una abeja obrera se diferencia en 2 etapas: dentro y fuera de la colmena.

Vida de una abeja obrera en el interior de la colmena

Durante las tres primeras semanas la obrera no suele salir al exterior, los primeros días limpian la colmena, cuidan de los huevos y comienzan a desarrollar la glándula secretora de jalea real con la que alimentan a las larvas y a la reina, son las niñeras de la colmena y se encargan de asegurar las futuras generaciones.

Al crecer se atrofia la glándula de la jalea real y se desarrollan las glándulas cereras, durante esta nueva etapa de su vida construyen los panales y almacenan la miel, el polen etc.

Sus últimas funciones antes de salir al exterior son ventilar, vigilar y defender la colmena, para esta última función desarrollan la glándula secretora de apitoxina (veneno). En la época de la floración y cuando hay néctar y polen en abundancia es posible que salgan al exterior sin realizar algunas de estas funciones.

vida de una abeja obrera, construcción de panales

Vida de una abeja obrera en el exterior de la colmena

Desde la cuarta semana hasta su muerte, comienzan a trabajar en el exterior y se denominan pecoreadoras, son las encargadas de recolectar el agua, néctar, polen y el propóleo.

vida de una abeja obrera, recogiendo propóleo

Abeja cargada de propóleo

Cuánto vive una abeja obrera

La vida de una obrera depende de la época del año en la que nazca, las que nacen a principios del invierno pueden vivir de 6 – 8 meses, sin embargo las nacidas en pleno verano,  debido  al  duro  trabajo tan solo viven de 6  – 8  semanas, suelen morir lejos de la colmena para evitar infecciones. A excepción están las abejas dedicadas a la defensa, que si pican pierden el aguijón y mueren.

 

Atrás                                                                                  Arriba